Tejidos de Malla Wichí

Fragmentos del libro "Las telas de malla de los Wichí / Mataco - Su elaboración, su función y una posible interpretación de los motivos" de Mónica von Koschitzky

"... 3.La elaboración de las telas de malla

(...) Como se verá actualmente las mujeres elaboran todavía las telas de malla completas, sin recursos técnicos, en el siguiente orden:

Recolección de las plantas en el bosque - 1 día aproximadamente.
Obtención de la fibra - 1 o 2 días aprox.
Secar la fibra - 1 día aprox.
Retorcer - 2 o 3 días aprox.
Teñir - 4 a 6 días aprox.
Enlazar mallas 4 y más
Elaboración de la correa 1 día aprox.

El tiempo trabajo indicado vale para un caso ideal, que puede darse solamente con buen tiempo y sin interrupción de la tarea.
El chaguar provee la materia prima

La materia prima tradicional para las telas de malla de los Wichí se obtiene del chaguar, una planta con hojas espinosas que crece en abundancia en el suelo de Chaco Central. Para sus hilos, los Wichí usan dos de los diferentes tipos de chaguar del Chaco (...)
Las plantas del chaguar crecen en grupos (chaguarales), porque una forma de reproducción se realiza por gajos. Para los hilos los Wichí prefieren las plantas del centro- ya que sus hojas y, correspondientemente, sus fibras son más largas-, a las cuales se acercan abriéndose camino con un machete, para después, cortarlas con una pala cerca de la tierra, o bien, parándose al borde del chaguaral, las arrancan con el extremo de una vara larga con un gancho formado por una ramificación natural.


La obtención de la fibra


La obtención de la fibra se llama, en wichíthlamtés, tahés o isipién wet kialej, según la región.
La tarea de sacar la fibra debe hacerse de inmediato o a más tardar al otro día si se ha regresado al anochecer, no se puede esperar a que la planta se seque ya que resulta difícil trabajarla.
Sentada en el suelo sobre un cuero, con las piernas cruzadas, la mujer tiene a su derecha las hojas separadas. Mientras sujeta firmemente una hoja contra el suelo, debajo de una pantorrilla o de los dedos de un pie, con el lado de las espinas para abajo y la punta para atrás, tuerce y quiebra la estípula. Con una mano sobre la superficie de la hoja y con la otra tirando de las fibras, separa a ambas y las espinas quedan retenidad en la cutícula. Para sacar lo más grueso de la pulpa, procede a pasar las fibras una o dos veces entre el pulgar y el interior de la palma de la mano.
Las fibras, que tienen todavía un color verde claro, son amontonadas por la mujer a su izquierda. Las fibras extraídas de diez a veinte hojas se doblan por la mitar y se atan con dos o tres de ellas, para que no se sequen durante la extración de las restantes.
Los Wichí llaman kialéj a la tarea de limpiar las fibras de la pulpa aún restante; para eso, los atados deben ser puestos en remojo. (...) Para raspar la mujer se sienta en el suelo con la pierna estirada y la izquierda soblada, de manera tal que la planta del pie quede hacia arriba, y, con la mano derecha, aprieta un instrumento raspador contra varios atados de fibras que están apoyados sobre la planta del pie, para poder sacar las fibras con la mano izquierda, Estre procedimietno de raspar se reitera hasta que la mitad de la bribra pierde mucho de su color verde y queda completamente limpia; después , se lo repite con la otra mitad.
Como instrumento raspador puede servir cualquier objeto duro y con canto. (...)

Hipa:zin, torcer y retorcer

Estos (hilos) son siempre muy parejos, muy bien torcidos y jamás se advierte añadidura ni flaqueza en alguna de sus partes. [...] son tanto o más fuertes que el cáñamo e incorruptibles en el agua.

Los hilos de chaguar de los Wichí se componen de dos partes; la cantidad de fibras usada despende del grosor pretendido; sin embargo, debe ser, por lo menos , de cuatro fibras individuales.
(...) Se sujeta, con la mano izquierda, un extremo de la cantidad necesaria de fibras, y el otro se pone sobre el muslo o la pantorrilla derechos. Con la mano derecha se tuerce, primero la mitar de las fibras, en dirección contrara al cuerpo. después de hacerlo también con la segunda mitar, se puede, con un movimiento hacia el cuerpo, retorcer las dor partes juntas. Luego, con la mano izquierda, se toma, poco antes del extremo, el hilo recién elaborado, cuyas puntas serán otra vez partidas por la mitad, para torcer, directamente allí, nuevas fibras, las que se retuercen enseguida.
(...) En una hora de trabajo ininterumpido, una mujer puede retocer unos 60 metros de fibra, que se enrolla en un ovillo.

Ipa:k, teñir

Enlas telas que elaboran los Wichí desde fin de siglo pasado hasta hoy dominan los colres beige, negro y marrón. Pelaj, que en español se dice blanco, es el color natural del hilo; los hilos negros y marrones se tiñen con colorantes naturales. Alguna telas de malla tienen color anaranjado; por el contrario, el rojo claro, el violeta, el verde y el azul aparecen raramente, y los Eichí también saben lograrlos con colorantes naturales.
(...) La siguiente afirmación de E.Novillo, de que recién se tiñe el hilo terminado, vale para todos los colores:

Cuando uno tiñe ya la fibra, desaparece el color mientras se hila, por eso se tiñe el hilo ya hecho. 

Los hilos negro de las telas de malla se tiñen con fwa'ayúk thlits'i (resina de algarrobo) o con la ayuda de waik'a (frutos de guayacán).

Enlazar

(...) Fuera del hilo de chaguar, el instrumental necesario para enlazar las telas de malla consta de dos finas varillas, una aguja y unas cuantas espinas de cactus. Las dos varillas, de aproximadamente 40 cm de largo, que generalemente provienen de una rama o, eventualemente, son de hierro, serán hundidas en la tierra en tal forma que pueden aguantar la tensión. Las mujeres que disponen de dos sillas de diferente altura prefieren atar la tela de la malla en el respaldo de la más alta y sentarse ellas mismas en la más baja. Entre ambas varillas, o en el respaldo de la silla, se extiende un hilo horizontalemente y, sobre él, se enlaza la primera hilera de malla."
(...) Seiler-Baldinger distingue, dentro de las técnicas de enlazar, cinco tiepos, de los cuales los Wichí emplean tres:
-Enlazado simple, que pocas mujeres dominan.
- El enlazado en ocho, empleado par alas bolsas masculinas y femeninas; lo dominan casi todas las mujeres.
- Enlazado en cordón, que los Wichí llaman kanatek, es la mañla que se usa para las corazas de los guerreros y las bolsas para el paquete de medicinas; no todas las mujeres lo dominan. ..."







Fuente: "Las telas de malla de los Wichí / Mataco - Su elaboración, su función y una posible interpretación de los motivos" de Mónica von Koschitzky









página en construcción...

No hay comentarios:

Publicar un comentario